1. Entender tus necesidades

Es importante que tengas claro qué beneficios puedes obtener con un cambio de ventanas, ya que en función de lo que esperas y necesitas, hay distintos vidrios adecuados para ti.

Tal vez quieras reducir el calor que entra en tu vivienda o el frío que se cuela en invierno a través de la ventana. A lo mejor buscas reducir tus facturas de calefacción o aire acondicionado. Quizás lo que necesitas es aislamiento en tu vivienda del ruido exterior, y disfrutar del silencio dentro de ella. Puede ser que lo que buscas sea una protección extra frente a robos e intromisiones.

Sobre todo, recuerda que es una inversión para tus próximos años, no te conformes con una ventana poco eficiente, así que no seas tímido/a y pregunta por las diferentes opciones que te ayudarán a aumentar las prestaciones que mejor se ajustan a tus necesidades.

2. Condiciones climáticas

Es importante tener en cuenta la orientación de las ventanas de la vivienda, ya que todas las expuestas a la radiación del sol precisarían de vidrios de aislamiento térmico reforzado con control solar y alta transmisión de la luz natural, como Guardian Sun o Guardian SNX60.

3. Dimensión y número de ventanas

Antes de acudir a tu cita con el profesional, adelántate con la dimensión de tu proyecto, toma nota del tamaño que tienen, o el número de ventanas que necesitas.

Mide el largo y ancho de tus ventanas y anota las medidas con un pequeño dibujo para evitar equivocaciones. Identifica las partes fijas y móviles de cada ventana, el tipo y sentido de apertura (corredera, practicable, oscilante, oscilobatiente…), si lleva o no cajón de persiana, y si lo deseas mantener.

4. Estética

Si resides en un edificio o en un barrio emblemático, tendrás que asegurarte de que la estética que deseas no desentone con la apariencia general del edificio o de tu calle (por ejemplo, el color del marco de la ventana o el aspecto del vidrio), o si lo hace, asegúrate de conseguir la autorización necesaria de tu comunidad de vecinos. También tendrás que informarte de si existen normativas específicas de tu ayuntamiento en esta materia y en tu calle.

5. Sistema de apertura

Dependiendo de la estancia donde quieras cambiar las ventanas, habrá unos sistemas de apertura que sean más recomendables que otros.

Por ejemplo, las ventanas oscilobatientes permiten escoger entre apertura oscilante o apertura abatible. De este modo puedes abrir la ventana parcialmente, permitiendo una pequeña entrada de aire en la estancia, o de forma total cuando así lo prefieras.

Ten en cuenta otros aspectos o elementos que pueden dificultar la apertura como: localización de otras ventanas, paredes, puertas, muebles y otros. O también que la apertura de la ventana no impida el acceso de paso, o no reste mucho espacio a la estancia.

6. Infórmate de las garantías

Una vez que estés resolviendo tus dudas con el profesional y escogiendo tu mejor ventana, recuerda preguntar por las garantías de la ventana, de sus componentes (unidad de vidrio aislante, marcos, herrajes) y de la instalación.

Asimismo, solicita la documentación del marcado CE de la ventana, para asegurarte de que cumple con las normativas y exigencias vigentes en materia de edificación.

Exige que el presupuesto esté bien desglosado y detallado, donde se indique la marca de los perfiles, la marca y el modelo del vidrio aislante y de todos sus vidrios, el tipo de herrajes, la marca de la persiana y motorización etc.

Seguramente habrá partes del presupuesto que no entiendas o parezcan un galimatías. Ten en cuenta que los vidrios, muchas veces, podrán venir descritos con abreviaturas como las que te mostramos a continuación:

4/6/4 o 4/6/4/6/4 o 44 acústico/16/6

7. Ver y tocar

Muchos de los profesionales que se encuentran en el localizador de esta web, disponen del  demostrador Guardian Sun, una herramienta que simula las condiciones de exposición de una ventana y con la que sentirás el confort que proporciona un vidrio de altas prestaciones con aislamiento térmico y de control solar, frente a las de un cristal estándar.

No dudes pedir varios presupuestos

No te quedes con dudas. Un cambio de ventanas es una inversión importante que esperas sea duradera, así que debes decidirte con la mayor seguridad posible. Por tanto, si el primer profesional que has visitado no te ha dado la suficiente información, siempre puedes contactar con otros, visitar otros establecimientos.

Consulta con otros profesionales y contrasta la información que te suministran. Compáralos para conseguir la ventana que mejor se ajusta a tus necesidades y con la mejor calidad. A veces realizar una pequeña inversión extra merece la pena, puede marcar la diferencia, y conseguir una notable mejoría en el confort y bienestar que sientes en tu casa, así como en el ahorro energético.

Comments are closed.